RESOURCES MY WORLD


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
★ Frases.
★ Miku's Clock
★RMW



★Deviantart


Afiliados.






Últimos temas
» Hi!
Sáb Oct 06, 2012 8:03 pm por Kin-Shannay

» Tag Wall Enero 2012 By Phoenix
Dom Feb 05, 2012 7:43 pm por phoenixzwolf

» helous!!!
Sáb Ene 21, 2012 9:59 pm por lady_alucard

» Hii :'D
Lun Dic 12, 2011 12:56 pm por Fame!

» Pon un videojuego
Miér Jun 15, 2011 3:57 pm por inFamous

» ¿Qué estás escuchando?
Miér Jun 15, 2011 3:47 pm por inFamous

» El último que postee gana.
Miér Jun 15, 2011 3:45 pm por inFamous

» La historia de Vuestros Nicks~
Miér Jun 15, 2011 3:37 pm por inFamous

» Bip, Bip. ¿Hay vida por aquí? >:D
Miér Jun 15, 2011 3:10 pm por inFamous

Mejores posteadores
Lady Lumnaris
 
Ghost of Shadows
 
Tobi
 
TheRedQueenOfHearts
 
Lumière
 
Uskhy
 
Fairy Night
 
Calintz
 
Ainek
 
Mae
 

Comparte | 
 

 [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]

Ir abajo 
AutorMensaje
Lumière

avatar

Masculino Cáncer Perro
Mensajes : 171
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 20/11/2010
Edad : 24
Localización : ~En El Mundo Inexistente~

MensajeTema: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   Sáb Nov 27, 2010 11:03 pm

Personajes
Spoiler:
 



Spoiler:
 



Spoiler:
 


Spoiler:
 



Última edición por Lumière el Mar Dic 28, 2010 10:05 pm, editado 5 veces
Volver arriba Ir abajo
http://nuevoejercitopokemon.foroactivo.com
Lumière

avatar

Masculino Cáncer Perro
Mensajes : 171
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 20/11/2010
Edad : 24
Localización : ~En El Mundo Inexistente~

MensajeTema: Re: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   Dom Nov 28, 2010 8:39 pm




El día estaba nublado y de vez en cuando alguna gota se suicidaba contra el suelo alarmando a algún que otro transeúnte despistado que paseaba por la ciudad. La acera era estrecha mientras Mia Fey, abogada defensora caminaba apresuradamente hacia la Sala de Juicios de la ciudad. El caso de hoy era especial para ella y le había llamado bastante la atención. Repasó los datos principales mientras esquivaba un excremento con sus recién estrenados tacones negros a juego con su falda negra que tantos juicios había visto.
El acusado, un joven estudiante que estaba a punto de acabar la secundaria había sido acusado de posesión de, increíble pero cierto, cuatro kilogramos de cocaína en su mochila. Al parecer se quedó dormido en medio del pasillo con la mochila abierta. Mia aceptó el caso nada más escuchar el nombre del acusado: Yun.
Después de esquivar unas cuantas grietas y un par de excrementos más, Mia subió las escaleras que daban paso a un edificio formado por tres cúpulas de cristal recubiertas de madera. Las paredes eran de un tono blanco como la nieve y estaban impolutas. Había varias columnas corintias que adornaban la gran entrada en la cima de las escaleras, regentada por una estatua de un león con corona representando la victoria de la ley. La sala de juicios. Habitualmente abarrotada de hombre y mujeres trajeados, hoy la entrada estaba desierta. Mia se coló por la gran puerta de madera que estaba abierta y recorrió los blancos pasillos repletos de cuadros de paisajes mientras saludaba a los abogados y fiscales conocidos por el camino. Se paró en frente de la recepción. Una señora regordeta con un clip en el moño rubio levantó la vista del ordenador para atenderla.
-¿En qué puedo ayudarla?- dijo la recepcionista, de nombre Mag a juzgar por la chapita de su chaqueta de seda negra.
-Soy Mia Fey, tengo un juicio a las 10:00 y estaba buscando la sala 4- dijo Mia con un tono bastante amigable para los nervios que llevaba encima.
Mag le indicó el camino apropiado y Mia echó a andar con el portafolios bien sujeto a su traje negro. Sabía que era un suicidio, pues no sabía casi nada del caso. No había podido hablar con el acusado ni había visto ni una prueba del caso. Era un juicio de todo o nada y ella iba completamente a ciegas aún sabiendo quien era la fiscal al cargo. Aún cualquier posible futuro, ella sabía que Yun era inocente. Y lo iba a demostrar.
Caminó unos pasillos más y subió un par de escaleras hasta llegar a una gran antesala que llevaba a la sala del juicio. La antesala era blanca, como todos los pasillos, muy amplia a la vez. También estaba llena de cuadros de bosques y ríos. Había sofás de cuero negro arrimados a las impolutas paredes y un buen par de plantas en cada esquina. El entorno era agradable y Mia se calmó un poco. Aunque su calma le duró muy poco en cuanto vio la figura que se acercaba corriendo con la fuerza de un tsunami.
-¡Miiaaaaa! ¡Llegas 10 minutos tarde! Me ha entrado hambre mientras te esperaba- dijo Maya, la hermana de Mia con una grandísima sonrisa.
Maya era más pequeña que Mia en cuanto a estatura. En cuanto a edad, Mia le sacaba 10 años, pues Maya tenía 19 años y Mia 29. Maya era muy diferente a su hermana. Era normalmente escandalosa, aprovechaba cualquier motivo para reírse o para decir cualquier tontería. Además, vestía de una manera muy característica. Su peculiar moño encima de su cabello lacio le hacía crecerse unos centímetros aún quedando por debajo de su hermana. Sus ropas normalmente holgadas, de marcas japonesas y colores que iban desde el lavanda hasta el morado la caracterizaban como la “hippie” de la sala. Lo único que, según Mia tenían en común, era el Magatama que colgaba del cuello de ambas en señal a la sangre Fey.
Los magatamas de las Fey son unas pequeñas joyas de cristal translúcido que tienen una forma parecida a un nueve con un pequeño agujero en el medio. Tienen cualidades especiales según qué mujer del clan los lleva encima. Además, los magatamas que tienen fuerza interior brillan levemente. Por ejemplo, el magatama de Maya le permite ver los psicocandados de la mente de las personas. Los psicocandados son unos cerrojos que la mente construye para ocultar la verdad. Gracias a su magatama, Maya es capaz de descubrir la verdad infiltrándose en la mente de la persona. A su vez, el poder de Mia reside en el futuro, pues su magatama es capaz de señalarle cuando se encamina a la dirección equivocada y cuando a la acertada. Aún teniendo este poder, Mia no puede ver el futuro. Solo hacerse una ciega idea de lo que ocurrirá.
Maya frunció el ceño.
-¿Es verdad que el acusado es Yun?- preguntó Maya mientras se mordía la uña del dedo meñique.
-A estas alturas me avergüenza decir que se casi tanto como tú. El juicio empieza en dos horas pero me han citado aquí antes para interrogar a
Yun.- dijo Mia mientras seguía con la mirada la mano que bajaba Maya después de dejar la uña pelada.
-¿Y a quién esperas?
No debería de faltar mucho. Como Mia predijo, al cabo de unos minutos las puertas de la antesala se abrieron para dejar paso a una mujer rodeada de cuatro hombres gigantescos vestidos de negro. La mujer avanzó con una sonrisa hacia Mia mientras los gorilas se quedaban en la puerta. Llevaba el cabello recogido al estilo “odango”, un moño a cada lado de la cabeza que a su vez estaban tapados por una especie de cintas blancas que caían hasta llegar a la altura del pecho. En las muñecas llevaba una especie de pulseras con unos pinchos metálicos enormes sobresaliendo de ellas. Su kimono azul característico con sus adornos amarillos hicieron sacar una sonrisa a Mia. Con cada paso que daba, la luz se relejaba en sus medias claras y en sus botas de cordones blancas. Cuando estaba a la distancia adecuada, las dos se fundieron en un abrazo.
-¡Cuánto tiempo hacía que no te veía, prima!-le dijo la mujer del kimono azul a Mia en el oído mientras la abrazaba.
Cuando ambas se separaron con una sonrisa de satisfacción, Maya se alejó unos pasos.
-¡Oh! Claro, tú no me conoces- dijo la mujer acercándose deprisa a una Maya asustada-, soy Chun-Li. ¡Encantada de conocerte Maya!
Chun-Li abrazó a Maya y esta percibió que sus moños olían a una mezcla de manzanilla y melocotón. Después del abrazo, Chun-Li se dirigió a Mia con una mirada severa y reprochadora.
-Ya puedes defenderlo bien porque es completamente imposible que él haya hecho nada. Lo sabes.-dijo Chun-Li mirando fijamente a la mayor de las Fey-. Ahora sígueme.
Chun-Li echó a andar sin previo aviso y los hombres de negro se apartaron apresuradamente para cederle el paso hacia la puerta. Mia y Maya la siguieron casi corriendo. Chun-Li las llevó a una sala parecida a una biblioteca. Había mesas de madera blanca circulares repartidas de manera calculada por todo el suelo de baldosas. Algunas columnas adornaban las paredes repletas de libros generalmente viejos ya. Había también grandes ventanas por donde se colaba una luz intensa y sucia a causa de la llovizna que acusaba a los ciudadanos. Chun-Li les dijo que se quedaran esperando allí un rato hasta que volviera. Los hombres de negro la persiguieron como pingüinos en el desierto. Las Fey se sentaron en una de las mesas que tenían más cerca y las sillas de madera se hundieron bajo ellas ofreciendo una agradable comodidad. Maya aprovechó para ponerse al día.
-No me entero
Mia le dirigió una mirada de compasión y abrió su portafolios negro dejando salir la foto de un chico joven que llevaba gorra azul y amarilla. Era pálido, sus ojos parecían pequeñas almendras negras en una cara alargada. La nariz también era pequeña y recta dejando paso a unos labios un poco gruesos.
-Este es Yun, el acusado. Es amigo de Chun-Li, que a su vez es tu prima y hermana mayor de Pearl- Mia paró a causa del gesto de duda que hizo Maya.
Mia comenzó por el principio. Pearl era la prima pequeña de ambas. Vivía en la Aldea Kurain, hogar del clan Fey, famoso por su canalización de espíritus, pues las mujeres del clan Fey podían comunicarse con los muertos si seguían un intenso y riguroso entrenamiento. Chun-Li abandonó la aldea cuando aún era una niña, pues su padre se había divorciado de su madre y se la llevó con ella, dejando a su madre embarazada de Pearl. La mayoría de los matrimonios en el clan Fey acababan rotos, pues al llevar la importancia las mujeres, los hombres deciden abandonarlas al no poder salir de la aldea y tener una vida normal. Chun-Li, entrenada en Kung-Fu por su padre y un amigo de su padre, creció feliz alejada de la aldea Kurain. El único recuerdo que le quedó de su infancia era la fuerte amistad que tenía con Mia, pues ambas no querían canalizar espíritus a pesar de tener una enorme energía espiritual. Años después, el padre de Chun-Li fue asesinado y ella decidió vengarlo formando parte de la INTERPOL heredando el puesto del padre.
Maya pareció comprenderlo todo.
-¿Y Pearly no sabe que tiene una hermana?- preguntó Maya llevándose las manos a la boca.
-Desafortunadamente no, y es una pena. Ahora Chun-Li lleva este caso con nosotras. Acaba de ir a buscar a Yun para hacerle unas preguntas.
Maya se acomodó sobre la silla con la satisfacción de saberlo todo. Aunque Mia no le había contado todo lo que guardaba en su mente, pues sabía que ni había llegado el momento. Aún así, su subconsciente dejó la puerta de la duda abierta. ¿Por qué, si Yun no había hecho nada, tenía droga en su mochila? Si él no fue, tendría que ser otra persona. Mia ignoraba quien estaría detrás de todo este lío, aunque pocas cosas sabía ya que no tenía información y estaba a una hora del juicio.
Estuvo pensando un buen rato en las preguntas que hacerle a Yun para poder ganar el juicio y seguir con la investigación cuando Chun-Li dio un portazo y entró con una sonrisa seguida de un chico un poco más pequeño que ella en estatura. Maya se incorporó rápidamente y Mia observó sus mejillas coloradas. Chun-Li cogió dos sillas más y se unió a la mesa con Yun. Llevaba la gorra azul y amarilla de la foto y su cara era idéntica, aunque Mia apreció que en la espalda tenía una enorme trenza de pelo moreno y brillante. Llevaba un kimono como el de Chun-Li, abierto por las piernas, con la diferencia de que él llevaba un pantalón gris bastante ancho y unas zapatillas deportivas que le dio tiempo a ver antes de que desaparecieran debajo de la mesa. Maya se fijó en la especie de guante que llevaba en las manos. Eran amarillos y comenzaban a la altura del codo, aunque lo que le llamó la atención era que sólo tapaban los dedos anular y corazón, haciendo una extraña forma en el brazo de Yun. Este alzó la mirada y miró a Maya con el mismo gesto de asombro, pues la chica Fey tampoco vestía como para no alarmarse.
-Pues aquí estamos-dijo Chun-Li comprendiendo las miradas de ambos jóvenes y cortando sus especulaciones internas.
Mia sonrió alegremente a Yun y ambos se dieron un apretón de manos mientras Mia comenzaba a hablar.
-¡Hola! Soy M…
-Mia Fey, abogada defensora. Ella es tu hermana, Maya Fey, experta en la canalización de espíritus, estáis aquí para interrogarme.-dijo Yun con una voz un tanto arrogante.
Chun-Li se puso roja y propinó un puñetazo a Yun tan fuerte que lo tiró de la silla y movió un poco la mesa. Maya gritó sobresaltada y abrió mucho los ojos en un gesto de sorpresa. Mia no se inmutó.
-¡Te comportas!- gritó Chun-Li en modo imperativo levantándose de la silla y agarrando a Yun por el kimono. Con toda la fuerza de su brazo derecho lo volvió a sentar en la pequeña silla, que crujió un poco.
Mia prosiguió tragando saliva y Maya tembló a su lado.
-Pues sí, estoy aquí para hacerte preguntas, porque si no ella tendrá que meterte en la cárcel- dijo señalando con la vista a Chun-Li que se sacó la lengua a modo de guiño-. Empecemos con la primera, ¿qué pasó?
Yun pareció pensar un rato. Mia miró fijamente a Maya y luego su vista bajó hacia su magatama. Maya comprendió a la primera y sacó pecho.
-Pues yo estaba en el instituto, creo…
-¿Crees?- dijo Mia con un dedo en la boca.
-No recuerda lo que le pasó. No será de ayuda preguntarle por el día de los hechos- dijo Chun-Li moviendo los hombros mostrando la inutilidad de Yun.
La cosa se complicaba. Mia no sabía por dónde entrarle al tema y tampoco tenía muchas ideas.
-¿Lo último que recuerdas quizá?- al hacer esta pregunta, Mia notó una extraña vibración en su cuerpo procedente del magatama, había acertado con la pregunta de pura suerte.
-Pues fue ayer por la noche. Yo estaba en casa y salí a sacar la basura…
-¡¡MIENTE!!- la mesa se tambaleó agresivamente en cuanto Maya se levantó con el dedo índice tembloroso apuntando a la nariz pequeña de Yun, que se quedó perplejo.
-Vale, ayer estabas en la calle de noche, pero no estabas sacando la basura, ¿cierto?- preguntó Mia con suavidad mientras su mente se relajaba al estar en el camino correcto.
Yun miró a Chun-Li que le sonreía con la ironía escrita en la cara y la nota mental de “¡Jódete!” escrita en la frente.
-Bueno, no. No saqué la basura pero tampoco hice nada interesante. Solo estaba en la calle- dijo Yun mirándose las manos.
Maya volvió a dar un golpe en la mesa, pero esta vez Mia le tapó la boca con un dedo mientras le daba las gracias con la mirada.
-Yun, si no nos dices la verdad, probablemente acabes en la cárcel por algo que no has cometido, y el verdadero culpable estará en la calle dispuesto a fastidiar la vida del próximo que se le pase por la mente.- dijo Mia con una nota de paciencia en la voz.
Yun pareció comprenderlo.
-Me mandaron una nota- Maya estaba tranquila-, en el colegio, aquella misma mañana, creo que la tengo por aquí…
Yun se metió la manó en el pantalón y sacó algo parecido a un Post-it amarillo con algo de tinta negra un poco corrida. Mia lo aceptó un tanto incrédula.
-¿Por qué lo guardabas ahí?- dijo Chun-Li casi gritando.
-No tengo bolsillos.- respondió Yun sin mirarla.
Mia leyó la carta haciendo un gran esfuerzo por entender aquellos garabatos. Tras unos instantes consiguió descifrarlo.
“Las 23:00. La puerta de tu casa. Tengo algo bastante valioso para ti, algo que quizá haga recuperar algo que ni sabes que has perdido. Te veré mañana por tu bien”
Chun-Li, que ya había leído la nota se precipitó y agarró a Mia por la muñeca.
-¡Se me olvidó! Que sepas que Yun está infiltrado en el colegio en el que está- Maya se tragó el chicle-. Le pedí que se infiltrara porque esto ya había sucedido anteriormente y había indicios de que volvería a suceder. ¿Conoces el caso DC-52?
La cabeza de Mia por fin encontró la salida de la cueva y comenzó a respirar tranquila.
-¿Aquel caso de la chica que asesinaron…?
Hace cinco años, Mia había investigado con Chun-Li un caso en particular. Una alumna de un instituto público había sido hallada en los baños masculinos con los genitales llenos de droga. La encontraron viva, pero al tocarla murió súbitamente. El caso se llevó a investigación nacional y un montón de departamentos de policía trabajaron en él. Fue un crimen perfecto.
-Pero Yun está vivo, tú hace nada le pegaste- dijo Mia suspirando derrotada.
Maya tosió al recuperar la respiración y notar el chicle pegado al cuello. Un hombre de negro salió a su espalda y le ofreció un vaso de agua, a lo que ella contestó con un grito atronador que hizo que el chicle saliera disparado hacia el vaso de agua. Chun-Li aplaudió contenta.
-¡Canasta!
Maya se rió alegremente, pero Mia se puso más nerviosa. ¿Qué estaba pasando? ¿Acaso estaba destinada a caer bajo la presión del caso? El magatama no respondía a sus dudas y parecía la única preocupada por el futuro de Yun.
Chun-Li paró de reír súbitamente y dio un golpe a la mesa con los puños. La mesa hizo un ruido tenebroso y se rompió en mil pedazos bajo las manos de la mujer. Maya gritó de nuevo y Yun salió disparado. Mia se quedó petrificada.
-Acabo de recordar que el asesino de la chica de hace cinco años murió esta mañana- dijo Chun-Li extrañamente feliz.
-¿No era un crimen perfecto?- dijo Maya imitando el tono de Chun-Li
Todos se callaron de pronto al sentir las puertas de la biblioteca abrirse de nuevo. Esta vez, entró un chaval de unos 17 años de edad muy alto con una pila de libros en los brazos. Llevaba unos vaqueros muy holgados y una sudadera negra con botones de metal, o eso parecían detrás de la pila de libros. Iba murmurando algo que a los oídos de los de la mesa parecían insultos. Cuando dejó los libros encima de la primera mesa, Chun-Li se levantó corriendo a recibirlo.
-¡Gabiiii!- gritó mientras corría como un cervatillo.
-Como me tires te corto las venas- dijo el chaval con una gran nota asesina en la voz.
Chun-Li lo abrazó y mientras, él observaba a los monigotes que estaban sentados en la mesa y a los cuatro hombretones de negro que la rodeaban. Maya estaba tan atenta a la conversación que no se había enterado de que estaban rodeados.
El chico tenía el pelo largo con un flequillo que tapaba parte de la frente. Los ojos pequeños y oscuros eran predichos por unas cejas pobladas y en perfecta armonía con la forma de la cara. La nariz grande y recta dejaba ver unos labios fruncidos y gruesos que apuntaban a la mesa. Tenía rizos alrededor del cuello.
-¿Qué es esto? ¿La mesa de plan de obtención de droga de los hippies de la nueva era?- dijo con mucho sarcasmo.
Chun-Li lo cogió de la mano y lo llevó hasta la mesa.
-Este es Gabriel. Es compañero de trabajo mío y se supone que debería estar vigilando la central…- Chun-Li subió una ceja.
-Dejé a la nueva al cargo, si aparece incendiada no es mi culpa.
Mia vio que los supuestos botones era un dibujo plastificado brillante que mostraba un símbolo de un corazón espinoso al revés.
-¡Llegas a tiempo para la canalización!- dijo Chun-Li guiñándole un ojo a Mia.
El cerebro de Mia tragó aire de nuevo. ¿Cómo no lo había pensado antes? El asesino fue el hombre que tocó a la chica en los baños masculinos, y había muerto aquella misma mañana.
-¡Maya!
-¡Me doy cuenta!
-¿Qué dice?- preguntó Gabriel rascándose la oreja.
-Vas a ver un poder de tipo B
Maya se puso colorada y Yun la miró escuetamente.
-¿Tipo B?- preguntó Mia incrédula-. Eso es nuevo.
Chun-Li cogió otra silla y obligó a Gabriel a sentarse a su lado.
-Debes saber que los poderes espirituales tienen 4 tipos. Te comento así rápido que no hay tiempo. Los poderes de tipo A son aquellos que residen en la fuerza interior de la persona y modifican lo que el usuario quiera, en la jerga los llamamos “Editores”. Los de tipo B son lo que la gente llama “transformaciones” aunque en mi oficina lo llamamos “metamorfo”. Los de tipo C son los que se proyectan en el interior de la persona, que se llaman “inyectores” y los de tipo D son los que traspasan energía espiritual a otro ser u objeto, que a ellos los llamamos “parásitos”.
Mia pareció entenderlo, pero Maya no tanto.
-¿Y yo soy una Transformadora?- preguntó señalándose a sí misma por debajo del cuello.
-No, eres una “Metamorfa”. Así suenas más amorfa- dijo Gabriel con una sonrisa que no iba acompañada de sus ojos-. Más que nada porque tienes la capacidad de usar tu energía para transformarte. ¿No es así?
-¡He dicho que no tenemos tiempo!- dijo Chun-Li-, Maya, el hombre que murió esta mañana trabajaba en una unidad de policía internacional. Se llamaba Roger Lawars, ¿crees que podrás dar con él?
Maya asintió con la cabeza y sonrió a su hermana que la miraba con aprobación.
-Pero necesito que se cierren las cortinas y que quede todo casi oscuro, con algo de fuego se alumbraría mejor la cantidad necesaria. Y necesito un cuenco de agua y un paño mojado.
Chun-Li se puso seria y chasqueo los dedos en dirección a la puerta. Los hombres de negro, que ni se habían movido de sus posiciones salieron corriendo para llegar cinco minutos más tarde con el material que Maya les había pedido.
-¡Perfecto! Puedes empezar- dijo Chun-Li alejándo su silla de la mesa mientras Maya se colocaba en posición de concentración.

Fin del Capítulo 1


I'm Lumière

Volver arriba Ir abajo
http://nuevoejercitopokemon.foroactivo.com
Lumière

avatar

Masculino Cáncer Perro
Mensajes : 171
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 20/11/2010
Edad : 24
Localización : ~En El Mundo Inexistente~

MensajeTema: Re: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   Dom Dic 05, 2010 1:03 am

~Actualizado con el Capítulo 2


I'm Lumière

Volver arriba Ir abajo
http://nuevoejercitopokemon.foroactivo.com
Ghost of Shadows

avatar

Masculino Mensajes : 334
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/11/2010

MensajeTema: Re: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   Lun Dic 06, 2010 2:44 am

Sinceramente, lo que más gracia me hace de tú historia es la enorme relevancia que le das a los personajes principales, los cuales gozan de un carisma impresionante, y como se lo quitas a todos aquellos que no te interesan. La historia va por buen camino, pero todavía le queda mucho por avanzar. Es casi todo dialogo, muy de manera a un Ace Attorney xD. Te paras poco en los detalles, y muchas cosas parecen irrelevantes a simple vista, cosas las cuales usas para dar más carisma a los personajes, lo que le da cierta plasticidad a la historia que no me gusta personalmente demasiado. Te seguiré leyendo Smile
Volver arriba Ir abajo
Lumière

avatar

Masculino Cáncer Perro
Mensajes : 171
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 20/11/2010
Edad : 24
Localización : ~En El Mundo Inexistente~

MensajeTema: Re: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   Vie Dic 24, 2010 5:49 pm



Spoiler:
 


I'm Lumière

Volver arriba Ir abajo
http://nuevoejercitopokemon.foroactivo.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]   

Volver arriba Ir abajo
 
[FF][Capcom]The Age Of Sexual Revolution[C][Capítulo 3][24-12-10]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Hogwarts Revolution||Foro Recien Abierto||Se Buscan Personajes Cannon
» [PunBB] Skin Revolution
» cambiar fuente del titulo de mi foro
» Presuavilización de fotos en título.
» Poner título obligatorio en los mensajes privados

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
RESOURCES MY WORLD :: ★ Zone Writer ★ :: Fan fic-
Cambiar a: